Clínica fisioterapia san juan de Alicante | ARTROSIS Y FISIOTERAPIA
16061
post-template-default,single,single-post,postid-16061,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-10.0,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive

ARTROSIS Y FISIOTERAPIA

ARTROSIS Y FISIOTERAPIA

La artrosis es una enfermedad reumática, que proviene de “artros = articulación” y “osis = degeneración” , y nos describe una patología por desgaste de la articulación. Por diferentes motivos, todos los elementos que componen una articulación se deterioran; el cartílago que recubre el hueso, los meniscos si los hay, la cápsula, el líquido sinovial, etc.

Los síntomas más frecuentes suelen ser; dolor, limitación de la amplitud articular, inflamación,… en definitiva, disminuye la funcionalidad, y por consiguiente la calidad de vida.

Entre las causas más comunes se encuentran el sobrepeso, la edad avanzada, el uso excesivo de las articulaciones durante la vida y la genética del paciente. Muchos jóvenes debido a una intensa actividad en el deporte que practican, someten a algunas de sus estructuras articulares a tal esfuerzo que hace que nos hallemos con articulaciones envejecidas por sobrecarga extrema.

La diferencia entre artrosis y artritis es sencilla. La artritis es una inflamación de la articulación, que puede deberse a diferentes factores; un golpe, un sobre uso exagerado puntual, una enfermedad reumática (agresión autoinmune), un de ácido úrico (gota), etc. En cuanto disminuya inflamación esa articulación estará bien, y no tiene por qué dar problemas. Pero en la artrosis, el juego articular está “gastado”, el cartílago es muy fino, presenta agujeros, o ha desaparecido, por lo tanto los huesos rozan entre sí, y esa fricción duele, y la “alarma se enciende”, bloqueando con dolor el movimiento y evitando así su uso. En casos de artrosis avanzada, el hueso se deforma, de manera que no permite mover la articulación, y la única solución es el reemplazo con una prótesis, por el traumatólogo.

El tratamiento de esta patología tiene mucha miga. Se puede abordar desde el punto de vista médico, con antiinflamatorios, relajantes musculares, analgésicos, etc. Suele ser la primera etapa del tratamiento, pero cuando uno ya está cansado de tanta pastilla y quiere dar una solución a más largo plazo, para que no avance más y no llegue a invalidar las actividades de la vida diaria. Entonces los médicos utilizan las nuevas terapias como las infiltraciones de ácido hialurónico, los factores de crecimiento, el plasma enriquecido, incluso empiezan a injertar cartílago donde está dañado.

Con respecto a la fisioterapia, somos los especialistas en aplicar terápias que utilizan la física, como el calor, la electricidad, el frío, el ejercicio físico terapéutico, etc,… todo ello orientado a reducir el dolor, mejorar la movilidad y aumentar la calidad de vida. El tratamiento siempre debe ser individualizado, viendo en cada caso lo más indicado según la articulación afectada.

Terapia manual, para desbloquear la articulación y aumentar la movilidad, reduciendo el dolor.

Ejercicios de potenciación muscular, siempre existe la controversia “si me duele, no lo muevo” y así no lo inflamo más. Nosotros adecuamos los ejercicios recomendados según la lesión, hoy en día todos los profesionales sanitarios estamos de acuerdo en la necesidad del ejercicio como terapia. Asesoramos qué ejercicios pueden mejorar su calidad de vida (natación, bicicleta estática, etc).

Estiramientos dirigidos, también importa relajar la musculatura peri-articular para descomprimir la articulación.

– Recomendaciones y asesoramiento para utilizar el calor en su domicilio.

Alimentación adecuada con respecto a minerales y vitaminas, calcio, magnesio, vitamina D, colágeno, etc. Una buena alimentación puede ayudar a retrasar la artrosis y mejorar la funcionalidad de la articulación afectada.

– Todas la terapias propias de la fisioterapia como la electroterapia, ultrasonoterapia, calor profundo, etc… encaminadas a bajar el dolor.

Como siempre, el último recurso es pasar por quirófano, una prótesis es una buena solución cuando ya no hay más remedio. Aquí es muy importante realizar una buena recuperación funcional (rehabilitación), para sacarle el máximo partido a la prótesis, evitar rigideces y realizar una vida cómoda y sin dolor. Ponte en buenas manos, acude a tu fisioterapeuta.

Francesc Taverner Torrent Col. 256

Fisioterapeuta, osteópata, acupuntor… FISIOSAN



Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies