Clínica fisioterapia san juan de Alicante | LESIONES MUSCULARES: LA FISIOTERAPIA SU MEJOR ALIADA
16112
post-template-default,single,single-post,postid-16112,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-10.0,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive

LESIONES MUSCULARES: LA FISIOTERAPIA SU MEJOR ALIADA

LESIONES MUSCULARES: LA FISIOTERAPIA SU MEJOR ALIADA

Es en la práctica del deporte donde es más frecuente que se produzcan lesiones musculares. Su localización es múltiple, pero el 90% se localizan en el miembro inferior (de forma fundamental en el recto anterior del muslo, en los isquiotibiales y en el gemelo interno).

En general se llamas lesiones musculares, pero podemos hacer una clasificación en función de su gravedad y fisiopatología.

  • ELONGACIÓN: es un estiramiento de fibras musculares sin rotura, y por tanto sin hematoma. El período de recuperación es corto(de 5 a 10 días).
  • CONTRACTURA: Es la lesión más generalizada puesto que nos sucede a menudo debido a nuestra vida diaria, estrés, deporte con errores de entrenamiento o calentamiento, un gesto o movimiento erróneo (sin tener en cuenta posturas adecuadas)… Traduce un desorden histo-químico pero puede presentar síntomas de una mínima rotura fibrilar. Su duración es superponible a la de la elongación.
  • ROTURA FIBRILAR: supone la rotura de varias fibras o fascículos musculares con hemorragia local más o menos importante. Su recuperación se retarda de tres semanas hasta dos meses, según el tamaño de la rotura o el músculo.
  • ROTURA MUSCULAR: supone una lesión parcial o total de un músculo. Su tratamiento en general es quirúrgico y su evolución es larga.
  • DESINSERCIÓN MUSCULAR: es rara pero existe, de hecho se produce en la unión entre el músculo y el tendón o el tendón y el hueso (gemelo interno, isquiotibiales, etc.).
  • CONTUSIÓN: se produce por un choque directo sobre la masa muscular que es causa de atrición muscular y hematoma local con tendencia a lenta recuperación y a mala calidad de cicatrización.
  • D.O.M.S.: dolor en un área o grupo muscular que aparece después de un esfuerzo deportivo y que suele desaparecer espontáneamente en uno o dos días. No existe lesión anatómica.
  • HERNIA MUSCULAR: corresponde a una rotura de la aponeurosis (envoltura) que rodea el cuerpo muscular.

Ahora debemos preguntarnos qué causas producen estas patologías. Fundamentalmente, una impulsión aceleración o desaceleración brutal durante una carrera, salto chute violento o movimiento descoordinado entre agonistas y antagonistas(grupos musculares contrarios en su función).

Existen una serie de factores favorecedores de la lesión muscular que es necesario conocer para una prevención eficaz:

  1. La falta o los errores de entrenamiento.
  2. La falta o errores de calentamiento.
  3. Material deportivo inadecuado o mala protección al clima del entorno.
  4. Errores higiénico-dietéticos.
  5. Factores individuales: sexo, edad, fragilidad constitucional, etc.
  6. “Malas posturas” en la vida diaria.

Los síntomas que tenemos son variables según la clasificación que desde la impotencia absoluta en la rotura fibrilar o muscular por dolor vivo y sincopal, hasta la aparición de dolor difuso que no discapacita de forma absoluta la práctica del deporte pero sí disminuye el rendimiento y aumenta el riesgo de una lesión de mayor gravedad.

El diagnóstico se establece por la valoración del mecanismo de producción, por el dolor a la palpación, a la contracción resistida o a la distracción del músculo lesionado. Además de la exploración, es importante una buena anamnesis (las explicaciones y respuestas que nos de el paciente para valorar la lesión). Como siempre, debe diagnosticar el personal sanitario especializado. Además de todo esto, se pueden hacer exámenes complementarios para hacer un mejor diagnostico, como por ejemplo una termografía (refleja una reacción vascular con aumento local de temperatura en la zona de la lesión); ecografía (es la exploración idónea para el diagnóstico de una lesión muscular); resonancia magnética nuclear (debería ser excepcional su utilización para el diagnóstico).

Tratamiento:

Es importantísimo seguir una buena pauta de tratamiento, y en ésto el FISIOTERAPEUTA será nuestro mejor aliado:

  • Compresión inmediata y hielo urgente.
  • Reposo del segmento lesionado.
  • Antiálgicos y decontracturantes.
  • Fisioterapia suave, masaje de drenaje suave.
  • Metodología rigurosa en la reanudación de las actividades a partir de la disminución del dolor.

Además, hay que tener en cuenta las fases y los tiempos de recuperación que determinan la actuación en cada una de ellas y los tiempos de evolución en función de la lesión.

Así, lograremos una buena recuperación y la incorporación progresiva sin riesgos para realizar la práctica deportiva.

 

 

ANA ISABEL RODRIGUEZ

FISIOTERAPUETA Centro de Fisioterapia FISIOSAN



Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies