Clínica fisioterapia san juan de Alicante | ¿QUIÉN ME DA UN MASAJE?
16069
post-template-default,single,single-post,postid-16069,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-10.0,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive

¿QUIÉN ME DA UN MASAJE?

¿QUIÉN ME DA UN MASAJE?

“¡Necesito un masaje! ¡Tengo un dolor que no me deja ni dormir!” ¿A que hemos oído esto alguna vez? Incluso lo hemos podido decir nosotros mismos en alguna ocasión. Independientemente del tipo de lesión que podamos tener, el dolor es lo que realmente nos mueve a decidir que hacer para eliminarlo. Por supuesto, la visita al médico es obligada, y aunque la mayoría de las veces el tratamiento suele ser farmacológico, desde luego en muchas y determinadas situaciones la intervención de un profesional es necesaria. Y cuando digo profesional me refiero a profesionales de la salud.

Para muchas lesiones sobre todo musculares plantearnos el recibir un masaje suele ser la opción más generalizada, pero… ¿ a quién acudimos?

Nadie tiene duda de que cuando tenemos un problema acudimos al médico, para ponernos una inyección tampoco hay duda de que el enfermero/a es a quien corresponde la labor, pero ¿Qué ocurre cuando tenemos un darnos un masaje? Aquí la cosa no esta tan clara. ¿Por qué? Curanderos, masajistas, etc., amigos que han hecho un cursillo… no nos engañemos; ningún titulo es oficial. No existe titulo oficial de masajista ni quiromasajista.

Desde luego es el FISIOTERAPEUTA quien realmente esta capacitado y tiene la formación adecuada y avalada para ello. Sin embargo, en esta profesión, como en otras, el intrusismo está a la orden del día. Hay muchas personas que piensan que esta práctica la puede realizar cualquiera, pero no pueden estar más equivocados. Es necesario saber en manos de quien ponemos nuestro cuerpo y nuestra salud. NO podemos arriesgarnos. Por ello, es necesario saber que el fisioterapeuta es quien realmente ha recibido la formación adecuada universitaria, con conocimientos avanzados de anatomía, fisiología, etc., para saber realmente lo que esta tocando. Tres años de carrera universitaria (título oficial) y en muchos casos formación posterior muy importante para solucionar los problemas que pueda presentar el paciente en el momento de la consulta.

Discreción, profesionalidad y buen hacer es lo que debemos buscar para cuidad nuestro cuerpo y nuestra salud. No vale la pena arriesgarse. Hay que ponerse en buenas manos, y sin duda, el fisioterapeuta es quien le ofrece todas las garantías. Sin dudarlo.



Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies