Clínica fisioterapia san juan de Alicante | Vendaje Neuromuscular
16504
page-template-default,page,page-id-16504,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-10.0,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive

Vendaje Neuromuscular

El kinesiotaping o vendaje neuromuscular, no impide el movimiento para tratar de eliminar los dolores músculo-esqueléticos. Y es que se trata de cintas elásticas que se aplican en la zona afectada de tal manera que permiten el movimiento y, por lo tanto, una mejora muscular de manera biomecánica. A pesar de esto, estas vendas sí que sujetan los músculos, por lo que ofrecen una estabilidad, tanto muscular como articular, y ayudan a mejorar la contracción del músculo debilitado (ya sea por lesión o por infrautilización).

 

Ayuda a reducir la inflamación y mejora la circulación, ya que el hecho de que sea un adhesivo levanta la capa de la piel haciendo que haya más espacio debajo de ella para que pase mejor tanto el flujo de la sangre como el de los fluidos linfáticos, algo que, a su vez, ayuda a eliminar las sustancias de desecho del organismo.

 

Contribuye a aliviar el dolor, debido a que reduce la presión sobre los nociceptores, terminaciones nerviosas encargadas de detectar el dolor. Además, ayuda a corregir los problemas articulares, mejorando su rango de amplitud y normalizando el tono muscular. Esta venda se puede mojar y por tanto, no hace falta retirarla, protegerla o taparla para ducharse, bañarse… y además es duradera, pues su permeabilidad la hace transpirable lo que permite mantenerla un mínimo de 4 días en algunos pacientes.

 

Exenta de Látex, de ahí su característica hipoalergénica, es 100% algodón, y una vez colocada se activa por medio del calor al frotarla suavemente. Con el paso de los días no pierda tantas propiedades como ocurre con otros sistemas de vendaje. El propio calor del cuerpo la mantiene activa. Con estas propiedades, su objetivo será el tratamiento de lesiones musculares, articulares (tendinosas y ligamentosas), neurológicas, procesos que cursan con inflamación y linfedemas.

 

El vendaje neuromuscular es perfectamente compatible con otros sistemas de vendaje, como el funcional, pues la tendencia actual es hacer vendajes mixtos en determinadas situaciones en las que interese una restricción parcial de movimiento. Además permite aplicar y combinar tratamientos físicos. Dada la capacidad de estimulación del sistema neuromuscular y propioceptivo por parte de la venda, el proceso de reparación está en marcha desde el inicio de su colocación gracias a la cantidad de datos que aporta a la zona tratada, su capacidad drenante, de amortiguación en procesos inflamatorios y activación de la microcirculación.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies